¿Qué haces por tu negocio?

Que haces por tu negocio
¿Cuántos objetivos alcanzaste?
¿Algún nuevo cliente? o mejor aún...
¿Algún recomendado  feliz por haberte conocido?

Algo de lo que puedo estar seguro es que tú también trabajas por un sueño. Y también sabes qué acciones te llevarán a lograrlo.

Entonces: ¿Por qué sigues haciendo lo mismo?

Haz memoria y califica tus actividades de la semana pasada. 

¿Qué de lo que hiciste, representa una mejora inmediata para tu negocio?
Ahora define tu papel como líder, así como tu capacidad de mantener coordinada tu empresa y muy presente para tu competidor. 
Incluye en este gran reto la eficiencia del área comercial,  administrativa y operativa.

¿Qué cualidades requieres como líder que te lleven a ser un mejor empresario?

Claridad de tu negocio: 
¿Conoces tus finanzas, tienes indicadores?
También asegúrate que el concepto de tu negocio esté vigente y funcione para tus clientes.

Planea: 
Preveer el futuro te permitirá hacer ajustes y evitará la llegada de desagradables sorpresas. 

¿Haces planeaciones trimestrales? Y  ¿Las revisas para hacer ajustes?

Desarrolla a tu equipo: 
Haz que tu empresa y el puesto combinen con las habilidades y talentos de quién colabora contigo.

Esta estrategia te ayudará a crear lealtad en tus empleados ya que facilitarás su crecimiento.

¿Con qué frecuencia capacitas a tu equipo? ¿Monitoreas su crecimiento?  ¿Cómo es tu relación con ellos? ¿Cuánto dinero producen tus empleados?

Fija prioridades: 
Es la mejor manera para mantener enfocado a tu equipo.

¿Cuáles son las metas de la empresa? ¿Tus empleados saben exactamente qué deben hacer y el resultado que espera de ellos?

Permite el flujo de información: 
Alienta la libre aportación de ideas, encontrarás posibilidades más sencillas  y la simplificación de muchos procesos. Analiza, implementa, reconoce y recompensa.

Retroalimenta:
La asignación de tareas y pedir  "un resultado", nunca ha significado que el equipo entienda que se espera de ellos.

Necesitas dar  retroalimentación objetiva, corregir percepciones incorrectas y ser capaz de promover correcciones en tiempo y forma.

Tu empresa está en crecimiento, y es el momento preciso para  mejorar tus cualidades como Dueño de Negocio, dejar de trabajar "para" tu negocio, y comenzar a trabajar "en "su crecimiento. Mantente receptivo y proactivo, pero recuerda renovar  cada 15 minutos, tus reservas de disciplina y compromiso: contigo, tu negocio, tu familia y la gente que hace que tu negocio funcione.

¿Cuánto tiempo más seguirás con los mismos resultados?

No hay comentarios.:

Publicar un comentario