Los vendedores ¿Nacen o se hacen?

Si bien es cierto que hay características natas; quién quiera puede aprender y aplicar el conocimiento.
Es posible que seas o no vendedor en tu quehacer diario y a continuación encontrarás los aspectos más importantes para realizar exitosamente cualquier gestión de ventas, sin importar cuál sea tu producto o servicio.

¿Sabías que "El 80% de las ventas son logradas por el 20% de los  vendedores"?
Aparte de la personalidad vendedora, quien quiera vender deberá tener conocimientos y destrezas en su trabajo.

Estas habilidades se adquieren y mejoran con el entrenamiento, experiencia y actitud positiva de parte de la gerencia y de los propios involucrados.

¿Quiénes son los Vendedores Exitosos? 
¿Qué los hace diferentes y especialmente efectivos en la actividad comercial?

1. El sueldo los tiene sin cuidado. Una clave para descubrir un buen vendedor es aquél que te pregunta por el esquema de comisiones. Quién no lo haga está cambiando de profesión o haciéndote perder tiempo.

2. Aman lo que hacen. Disfrutan transmitiendo sus conocimientos y sugerencias para el beneficio de quienes los consultan. En cada contacto es perceptible en su  alegría, son cordiales y simpáticos, aunque a lo mejor no estén pasando por su mejor momento personal.

3. Tienen claro del rol de asesor que desempeñan. Saben que la venta no consiste en presionar a un indeciso potencial comprador, sino en descubrir problemas y adecuar soluciones efectivas para resolver problemas con sus productos o servicios.

4. Venden todo el tiempo. No solo venden en la oficina, almacén o visitas a clientes. También lo hacen en el bar, en el club y en todo evento donde ellos puedan generar oportunidades.

5. No hablan de más ni argumentan nada sin antes conocer qué necesitan o qué problemas poseen sus entrevistados respecto a su oferta. Son maestros en el arte de preguntar transmitiendo un sincero interés en escuchar y comprender a sus potenciales clientes.

6. Cada argumentación es un cierre parcial que conduce a su entrevistado a un intenso deseo de propiedad. Sus aseveraciones "a la medida" del caso planteado, van aportando soluciones o satisfacciones con expresiones hechas siempre en términos de beneficios para el cliente.

7. Saben convertir fácilmente una objeción en oportunidades de cierre.

8. Conocen el valor de la satisfacción de un cliente  y más que una venta o comisión, buscan crear una relación de largo plazo, en que la empresa y los clientes interactúen en un "Ganar-Ganar".

Estos atributos pueden inculcarse y aprenderse, en los libros encontrarás ideas, el en entrenamiento continuo las claves para lograrlo.
Sólo depende de ti desarrollar una voluntad de acero que dé lugar a la disciplina para ser quién deseas ser.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario