El Tiempo es Oro


El Tiempo es Oro
La mayoría de las personas necesitan más tiempo. Sin embargo  aunque lo quisiéramos  no podemos estirar al tiempo, pero, si  es posible aprender a manejarlo  de una manera más eficiente y productiva.

Algunos sienten que su trabajo se encuentra siempre atrasado. En esa situación, el nivel de estrés que experimentan va en aumento; y aunque es innegable que no podemos controlar el tiempo en sí mismo, siempre es posible tomar el control. Para lograrlo se necesita deseo y determinación  para cambiar  viejos hábitos y comenzar a hacer las cosas de manera diferente.

A continuación algunos consejos sencillos de implementar.

1) Elabora y examina un registro de actividades por escrito
Toma nota de todo lo que haces durante uno o dos días. Te sorprenderás al ver cuánto tiempo se pierde con las interrupciones o buscando cosas. Fíjate cómo utilizas el tiempo libre.


2) Usa un planificador diario
Haz una lista de todo lo que necesitas hacer durante el día. Esto te permitirá reservar tiempo para cosas importantes,  las cuales quedan relegadas por atender cosas urgentes o emergentes (¡apagar fuegos!). Además, no te olvidarás de  esas pequeñas cosas que luego te fastidian cuando te das cuenta que se quedaron sin hacer. A medida que vayas eliminando de la lista tus pendientes te sentirás satisfecho con el esfuerzo realizado.

3) Planea y tómate descansos
El ser humano necesita descansos que le permitan seguir trabajando. Cada tanto tómate un respiro, estira las piernas o ve por un refresco. Volverás renovado y listo para seguir trabajando. Si te sientes frustrado o sin poder resolver un problema, el descanso te ayudará a despejar la mente y volver a enfocarte en la solución.

4) Descubre tus momentos productivos
Todos tenemos momentos del día en que nos sentimos más productivos. Tal vez sea a primera hora de la mañana o después de la comida. Agenda las tareas más difíciles para esa hora. Si te encuentras en tu mejor forma, es muy probable que lo soluciones mejor y más pronto.

5) Mantén ordenado tu entorno de trabajo
Es muy estresante trabajar en un entorno desordenado, en donde puede resultar dificultoso disponer de las cosas. Te ahorrarás un montón de energía y no pocas frustraciones, sobre todo cuando busques ese memo o ese documento importante que justo, justo, necesitas ahora.

Y si aun así, sientes que te pasaste el día en tareas improductivas, ve a continuación los siguientes consejos:

  • Aprende a evitar la postergación del trabajo importante. Cada vez que te sientes a trabajar, acuérdate de otra cosa que necesitas hacer.  La tendencia a posponer es un tremendo problema para algunas personas. Romper este ciclo es posible. Los siguientes consejos te ayudarán.
  • Haz una lista de los pendientes en orden de importancia y síguela como guía diaria de trabajo.
  • Determina objetivos pequeños, o divide los grandes objetivos en metas parciales, graduales y secuenciales, que sean parte del camino hacia el objetivo mayor. El tener metas menores previas, ayudará a mantener alta tu moral y la de tu equipo, ya que se sentirá cada vez más cerca del objetivo final.
  • Borra las distracciones, principalmente las llamadas telefónicas y deja para después del trabajo los pequeños asuntos personales de los que te tienes que ocupar.
  • Asigna un tiempo para cada tarea, especialmente si tienes un pendiente importante. Es como hacer una cita contigo mismo, y te sentirás mejor si la cumples. En la medida en que dejes de posponer, seguramente tu nivel de estrés tenderá a disminuir y tu entusiasmo por el trabajo aumentará al sentirte más productivo.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario